¿El Tarot puede dar fechas exactas?

Últimamente me estoy dando cuenta de que muchos tarotistas utilizan campañas de marketing agresivo donde aseguran que consiguen el 100% de aciertos y que dan fechas exactas, pero nada más lejos de la realidad, pedir fechas exactas al tarot no es algo realista y en este artículo te voy a explicar por qué.

Admitir que el Tarot no es infalible no es un intento por desacreditar su función, al contrario, se trata de una forma de entender su verdadera naturaleza y en realidad, la naturaleza de todas las cosas en este mundo.

 

¿Por qué el Tarot no puede dar fechas exactas?

La mayoría de trabajos y actividades siempre tienen un margen de error, por ejemplo, los médicos antes de una intervención quirúrgica advierten al paciente de los peligros que podrían existir y por eso les hacen firmar un documento aceptando el riesgo.

A nivel financiero, un banco o un broker también advierten al cliente del riesgo de las operaciones que se llevarán a cabo para hacer crecer su inversión. A mayor riesgo, mayores ganancias aunque también podría haber mayores perdidas, es por eso que se obliga al cliente a aceptar estas condiciones antes de contratar ese tipo de servicios.

Cuando ofrecemos un servicio de Tarot con la promesa de dar fechas exactas atraemos a personas curiosas por confirmar esta precisión pero luego, en consulta, el panorama suele ser bastante distinto. El consultante se da cuenta de que los tiempos exactos en realidad son aproximaciones y también se dé cuenta de que no hay forma de verificar ese asombroso 100% de aciertos que anunciamos.

En el Tarot, cuando intentamos abarcar más de lo que realmente podemos garantizar aumenta la posibilidad de fallar porque entramos en un territorio que no podemos controlar.

No existe un mecanismo o un sistema perfecto, la experiencia y la historia nos demuestran que los fallos y errores forma parte de nuestra naturaleza y es por eso que existen las copias de seguridad, los contratos y las páginas de términos y condiciones que aclaran la presencia de riesgos.

Sin embargo, con la lectura de cartas sucede algo bastante irracional. Hay personas que piensan que el Tarot nunca falla y es algo que evidentemente ha sido alimentado por el marketing de la exactitud pero pocas personas se han detenido a pensar si es realista ese tipo de promesa y más en un mundo donde lo imperfecto e inexacto parece estar presente incluso donde el nivel de exigencia es increíblemente alto como por ejemplo en la ingeniería o en la propia ciencia.

¿O acaso no hay puentes que se caen o viajes a la luna que han fallado?.

 

Entonces… ¿El Tarot puede dar fechas exactas o no?

La verdad es que no podemos escapar de la imprecisión, sin embargo, nuestro objetivo como tarotistas debe ser el reducir al máximo los fallos y crear un sistema consistente y realista además de eficiente para poder ofrecer un servicio con un alto nivel de calidad aceptando el factor fallo, para así retroalimentar nuestros procesos de mejora.

Otra labor que debemos aplicar como tarotistas es el de ponerle los pies en la tierra al consultante y hacerle entender que pedir fechas exactas no es posible. Y aquí es donde podemos aplicar y ofrecer soluciones realistas cómo incorporar límites de tiempo en las preguntas para así acercarnos mucho más a la precisión deseada.

Lamentablemente estamos ante una profesión rodeada de expectativas ilusorias y que poco tienen que ver con tener los pies bien puestos sobre la tierra y, para mí, un buen tarotista es una persona que no da falsas esperanzas, que es directo y que explica con claridad lo que se puede y lo que no se puede hacer con el tarot.

Si te ha gustado este artículo compártelo en tus redes sociales o déjame un comentario más abajo.

¡Feliz año nuevo a tod@s!

Deja un comentario